Dormir bien.

¿Tienes dificultad para conciliar el sueño y dormir bien?

¿Temes que pueda pasar algún desastre? ¿Aparecen imágenes temerosas en tu mente?

Después del temblor que vivimos en 2017 (en México), este tipo de síntomas fueron reportados de forma frecuente, y eran esperados; el temblor fue la primera experiencia de un desastre natural para muchos de nosotros. 

Nuestro cuerpo liberó adrenalina y noradrenalina para cuidarnos y mantenernos alerta por la posibilidad de otro golpe, haciendo complicado conciliar el sueño o que este sueño fuera  reparador.

Este ejemplo ilustra cómo el estrés, o estados ansiosos que se mantienen por mucho tiempo perjudican nuestra salud, en este caso nuestros hábitos de sueño. Y la realidad es que, el estrés y la ansiedad son parte de nuestro día a día, y  podemos aprender a gestionarlos y aprovecharlos en el momento en que los necesitemos. 

Pero si tu cuerpo no descansa, es de hecho más probable que no puedas responder a las demandas de tu día a día y seas más propenso a estar irritable, a reaccionar de forma más lenta y a tomar malas decisiones

El sueño y el descanso son necesarios y, en situaciones de mucha tensión, los especialistas calculan que pueden pasar entre 7 y 10 días para volver a dormir con normalidad.

Por eso te comparto algunos consejos que pueden ayudarte a conciliar tu sueño:

  1. Trata de dormir en un lugar lo más seguro posible.
  1. Haz cosas que te permitan recuperar un poco de control. Puedes crear un plan, que esté dentro de lo humanamente posible, que te ayude a saber qué hacer en caso de que lo que temes, suceda.
  1. Si hay algo que te inquieta, trata de resolverlo antes de dormir.
  1. Si tienes miedo o te llegan a la mente imágenes de lo ocurrido, trata de no hacerlo más grande, déjalas pasar. Evita estar constantemente al pendiente de las noticias en televisión, radio y redes sociales, esto alimenta el miedo.
  1. Es importante que no te quedes con la angustia y procures enfocarte en las cosas positivas como la solidaridad que has visto.

6. Trata de cenar ligero, no te vayas con el estómago vacío antes de dormir. Alimentos como pollo, queso fresco, avena, almendras, pan integral, miel, plátano y bebidas como té de hierbas y leche caliente favorecen el buen dormir. Evita el consumo de cafeína, alcohol, carnes ahumadas o embutidos, dulces y nicotina pues interfieren con el descanso.

  1. Trata de tener una rutina para dormir: cenar, lavarte los dientes, ponerte la pijama, apagar o desconectarse del celular y televisión por lo menos 30 minutos antes de ir a la cama, apaga la luz. Es importante bajar la intensidad de los estímulos, es como mandarle un mensaje a tu cuerpo que es hora de relajarse y descansar.

8. Trata de realizar respiraciones profundas antes de dormir enfocando tu pensamiento en situaciones agradables y en lo que estés haciendo aquí y ahora, por ejemplo, puedes inhalar contando hasta 4 lentamente, retienes otros 4 y exhalas el aire en 6. Haz varias repeticiones.

Y recuerda, en caso de que persista por más de 2 semanas la dificultad para conciliar el sueño, es importante que acudas con algún especialista.

Te invito a conocer al equipo clínico de Te queremos escuchar, estamos para apoyarte en tu crecimiento personal y en el cuidado de tu bienestar.

1 pensamiento sobre “Dormir bien.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *