Celos, ¿debería tomar terapia?

celos e ideas erróneas

Como hombres, atender nuestra salud mental es algo poco usual. Casi nunca pensamos en el autocuidado y considerar cuidar de nuestra salud emocional es mucho más complicado, lo que puede derivar en que nos abrumemos cuando sentimos una emoción parecida a los celos.

Asistir a terapia no es cosa de locos, como ya se dijo, es por salud mental. Tener una buena salud, física y emocional, puede mejorar nuestra forma de relacionarnos con los demás, incluso con nuestra pareja.

Casi todos hemos sentido celos en algún momento de nuestra vida, ese sentimiento de no querer perder a alguien importante para nosotros. Lo importante es identificar el sentimiento, y ver qué creencias le hemos atribuido a este sentimiento. Pues gracias a esta evaluación, será en gran medida el cómo reaccionaremos ante los celos.

Los celos, como cualquier otro sentimiento o emoción, no son malos. Se vuelven problemáticos cuando no sabemos cómo reaccionar ante ellos.

Cuándo sentimos que nuestra relación no va bien y hemos detectado que gran parte de estos disgustos se relacionan con un sentimiento de celos, es muy importante considerar acercarse a un profesional. Es lo más recomendable, no sólo para mejorar la relación, sino para darte un mejor entendimiento del porqué es que estás teniendo ese sentimiento. Lo cual, en general, se verá reflejado en un cambio personal que puede ayudarte a disfrutar más de tu vida y de tus relaciones amorosas.

celar en la relación

Los expertos han encontrado que un gran porcentaje de hombres que presentan celotipia pueden sufrir limitaciones psicológicas importantes en otras áreas de su vida. Por ejemplo, en el control de los impulsos, en su forma de ver el mundo, en las habilidades de comunicación y en las habilidades de solución de problemas.

Un tratamiento psicológico puede ser de utilidad para hacer frente a estos problemas. Un psicólogo puede ayudarte a aprender habilidades necesarias para controlar comportamientos, pensamientos y emociones desagradables, y por lo tanto evitar que se vuelvan conflictivas o disfuncionales. Esto te ayudará a resolver tus problemas de pareja y lograrás disfrutar mucho más de tu vida.

Tal vez pueda interesarte nuestro blog: Si no es complicado, no es amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *