¡Deudas navideñas!

Dar regalos en navidad se ha vuelto una tradición de nuestra sociedad y por ser un asunto cultural, muchas personas lo replican sin saber realmente por qué lo hacen. Pero ¿Cómo hacerle para que no surjan deudas navideñas?

Te has preguntado ¿Por qué nos volvemos generosos especialmente en la época navideña?

Corresponder a los regalos en la medida de lo posible (y a veces aunque no sea posible) es una norma social. Además, el estado de felicidad que crean las tiendas pone la decisión de comprar a flor de piel.

¿Qué nos hace más felices, dar o recibir? Ninguno de los dos. Recibir regalos y darlos es satisfactorio por la carga emocional y los pensamientos de afecto que conlleva. Es decir, la satisfacción no es adherente al regalo, pero la satisfacción no es igual a ser más felices.

Sin embargo, regalar en estas épocas no es siempre satisfactorio por varias razones: 1. La falta de tiempo para ir por los 15 regalos que “debemos” dar. 2. El gasto excesivo que nos genera estrés. Incluso en algunos casos, se genera ansiedad excesiva por la compra, cuando queremos mostrar un falso estatus, por la necesidad de ser aceptados, etcétera. Y esto representa un obstáculo al mantener nuestras finanzas estables.

Las compras en navidad no surgen de la necesidad o por alguna oferta, sino por la presión social, lo que hace que compremos compulsivamente y las consecuencias pueden ser dañinas tanto para el bolsillo como para la salud.

Te comparto algunas recomendaciones a seguir durante esta temporada para evitar las deudas navideñas:

-No utilizar tarjeta de crédito y llevar dinero en efectivo para ser conscientes del importe que se gasta.

-Hacer una lista de las compras que son imprescindibles.

-No pasar mucho tiempo en la tienda.

-Antes de hacer la fila en la caja, hay que detenerse 5 minutos y analizar todo lo que se lleva en el carrito, para descartar lo que no sea necesario.

-Buscar un pasatiempo gratuito o barato para que comprar no sea el principal placer de su vida.

Espero te sirvan estos tips para evitar la cuesta de enero y comenzar un año con unas finanzas estables. Si quieres más información o ayuda para poder lograrlo, puedes acudir con un psicólogo en línea en TQE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *