¿Y a ti cómo te afecta la depresión?

La depresión es un trastorno mental complejo que hace que una persona esté de mal humor y en un estado mental negativo en el que puede sentirse desesperada.

Algunos síntomas de la depresión pueden ser una reacción temporal a la pérdida de alguien o una experiencia traumática. Sin embargo, cuando los efectos secundarios duran más de catorce días, es un indicio de un trastorno depresivo genuino.

¿Cómo sé si estoy triste o si sufro depresión?

Lo principal debe recordar es que si se ha sentido desanimado durante más de catorce días, es posible que tenga depresión. Algunos síntomas incluyen:

-Estado mental desanimado la mayoría de los días, incluidos sentimientos de miseria o vacío.

-Pérdida de disfrute en actividades generalmente agradables.

-Descanso insuficiente o excesivo la mayoría de los días.

-Pérdida o aumento de peso involuntario o cambios en el apetito.

-Alteración física elevada o sentimientos de somnolencia.

-Poca energía o agotamiento.

-Tener dificultades para concentrarse o decidir.

-Pensamientos sobre la muerte o el suicidio.

Los efectos secundarios difieren entre las personas y pueden cambiar con el tiempo. Para que un especialista diagnostique una posible depresión, la persona debe tener al menos cinco síntomas que hayan aparecido en un período de 2 semanas.

¿Y cómo afecta en la vida diaria?

La depresión puede tener un fuerte efecto en todos los aspectos de tu vida, como la forma en que duermes y comes, tu educación y carrera, tus relaciones, tu salud, etc.

Las personas que sufren depresión con frecuencia también tienen trastornos como el abuso de alcohol y drogas u otras adicciones. La depresión no solo afecta al paciente, sino también a las personas que lo rodean, como sus amigos, su familia y sus compañeros de trabajo. Además, la depresión también puede afectar el desempeño en el trabajo y la concentración. En resumen, la depresión puede afectar la vida personal, académica o profesional.

¿Y sus efectos en el cuerpo?

La depresión es técnicamente un trastorno mental, pero también tiene un fuerte efecto en la salud física. Los síntomas de la depresión clínica pueden interrumpir tu vida diaria y causar un efecto dominó de síntomas adicionales en todo el cuerpo.

Sistema nervioso central

Las personas mayores pueden experimentar problemas para reconocer cambios cognitivos, ya que es bastante fácil descartar los indicios de depresión con el “envejecer”. Según la Asociación Estadounidense de Psicología, los adultos mayores que sufren depresión tienen problemas con la pérdida de memoria y el tiempo de reacción durante las actividades habituales en comparación con los adultos más jóvenes con depresión.

Dentro de sus síntomas se incluyen angustia intensa, dolor y sentimiento de culpa. Podría describirse como un sentimiento de vacío o miseria. El llanto puede ser un efecto secundario aunque no todas las personas deprimidas lloran.

También puedes sentirte cansado constantemente o tener problemas para dormir durante la noche. Los síntomas adicionales incluyen irritabilidad, enojo fuerte y pérdida de entusiasmo por las cosas que solían traer alegría.

La función anormal de los mensajeros cerebrales (neurotransmisores), por ejemplo, la serotonina, puede cambiar la tolerancia al dolor. Esto implica que uno se vuelve progresivamente sensible al dolor, especialmente al dolor de espalda. Posteriormente, la depresión puede causar migrañas, latidos corporales crónicos y dolor que puede no reaccionar a la prescripción.

Las personas con depresión pueden tener problemas para mantener una rutina laboral normal o satisfacer las normas sociales. Esto podría deberse, por ejemplo, a la incapacidad para concentrarse en los problemas relacionados con el trabajo y la dificultad para tomar decisiones.

Algunas personas que están deprimidas pueden recurrir al alcohol o medicamentos, lo que las haría más vulnerables a comportamientos imprudentes. Alguien con depresión puede abstenerse deliberadamente de discutir sus problemas o intentar cubrirlos y pueden terminar intentando suicidarse o autolesionándose.

Los síntomas entre los niños

La depresión puede ser cada vez más difícil de identificar en los niños que no pueden expresar los síntomas que sienten. El comportamiento al que se debe prestar especial atención es el apego persistente, el estrés y la renuencia a ir a clase sin mejorar con el tiempo. Los niños también pueden ser excesivamente irritables y negativos.

Sistema digestivo

La depresión puede desempeñar un papel importante en el impacto del apetito. Algunas personas pueden reaccionar comiendo en exceso, esto puede provocar un aumento de peso y enfermedades relacionadas con la obesidad. Incluso puede perder el apetito por completo o dejar de comer la cantidad correcta de alimentos.

Una pérdida abrupta del entusiasmo por comer en los adultos mayores puede provocar una afección llamada anorexia geriátrica. Los problemas de alimentación pueden provocar desnutrición, estreñimiento y, en consecuencia, debilitar la resistencia de su cuerpo a los gérmenes y, por lo tanto, causar enfermedades más graves.

Sistemas cardiovascular e inmunológico

La depresión y el estrés están estrechamente relacionados. El estrés puede aumentar su presión arterial y provocar una enfermedad coronaria. Los problemas cardiovasculares repetidos están más relacionados con la depresión que con otras afecciones como el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión y el colesterol elevado. Ambos pueden afectar negativamente al organismo, haciéndolo cada vez más vulnerable a contaminaciones y enfermedades.

Te invito a conocer más sobre la depresión en nuestros blogs en Te queremos escuchar. Conoce a nuestros especialistas, estamos para ver por tu bienestar emocional.

Texto basado en Medcare. Escrito por Hazar Zreik. Traducido al español por Te queremos escuchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *