Saltar al contenido

Diferentes tipos de terapia: ¿Cuál es mejor para la ansiedad?

tratamiento para la depresion
Lectura de: 12 minutos

Tabla de contenidos

La ansiedad es una emoción normal que se presenta cuando las personas se enfrentan a situaciones estresantes y de incertidumbre, permitiendo que esta se adapte a las nuevas características del entorno. Por esta razón es posible que experimentes niveles más altos de ansiedad antes de una primera cita o antes de dar una presentación importante.

En un grado sano, la ansiedad nos pone alerta ayudándonos a ser más productivos y realizar el trabajo de manera más eficiente, sin embargo, cuando sentimos una ansiedad constante y sin motivos aparentes, o bien, desproporcional con respecto a la tarea o contexto puede llegar a traernos afecciones en nuestra salud física y mental.

Los trastornos de ansiedad son una categoría de condiciones de salud mental caracterizadas por miedo, preocupación y aprensión excesivos, aunque no lo parezca, son más comunes de lo que pensamos. Aunque las cifras pueden variar de acuerdo a los parámetros, hay un cierto consenso al considerar que 1 de cada 5 personas tendrá por lo menos un trastorno de ansiedad a lo largo de su vida. Caso de los niños y adolescentes esta cifra estaría alrededor de 6 de cada 100.

Según el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), los trastornos de ansiedad se encuentran entre las afecciones de salud mental más presentes en los Estados Unidos, y aproximadamente el 19 % de la población lo presenta. Por su parte en México, la prevalencia de la ansiedad y síntomas ansiosos puntuó en 14.3% en su ultima medición en julio del 2020, llegando a ser uno de los trastornos más comunes junto con la depresión.

Cual es mejor para la ansiedad

Por lo general la sintomatología ansiosa suele ser difícil de controlar, interfiriendo en nuestra vida cotidiana, afortunadamente los trastornos de ansiedad son altamente tratables y muchos pacientes notan una mejoría significativa con ayuda de la psicoterapia.

Tipos de trastornos de ansiedad

Como mencionábamos, los trastornos de ansiedad se caracterizan por un miedo o ansiedad intensa y/o una preocupación excesiva. Estos generan un importante malestar y afectan al funcionamiento habitual de las personas. En función de cuál es el foco principal del miedo o la angustia se habla de un tipo u otro, los más comunes son:

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Se caracteriza por una preocupación abrumadora y constante en todas las áreas de la vida, llegando a afectar su ritmo de vida, la calidad del sueño y la capacidad de concentración, ocasionando que la persona se sienta muy tensa o fatigada.

Trastorno de ansiedad social (fobia social)

Cuando una persona tiene un miedo intenso a situaciones sociales, por ejemplo mantener una conversación, ser observado o actuar ante otras personas; experimentando preocupación excesiva, baja autoestima, y timidez. En algunos casos, la fobia social se limita a un tipo específico de situación. En casos más severos, la fobia social puede causar una angustia psicológica significativa en situaciones sociales cotidianas, lo que lleva a un comportamiento de evitación.

Trastorno de pánico

El ataque de pánico se define como un episodio de ansiedad repentino e intenso que se acompaña de sensaciones físicas desagradables (por ejemplo palpitaciones, sensaciones de ahogo, mareos, etc.) y de pensamientos que suelen ser catastróficos (por ejemplo, miedo perder el control o a morirse, etc.). Estos episodios suelen ser tan aversivo que la persona siente un miedo constante a que se repitan, evitando algunos espacios o sucesos y modificando su rutina diaria.

Fobias

Se presenta cuando una persona tiene un miedo intenso, abrumador e irracional a un objeto o situación en específico. En casos más severos, las fobias particulares pueden conducir a un comportamiento de evitación, lo que hace que las personas eviten las circunstancias cotidianas. Por ejemplo, la agorafobia, que implica un miedo abrumador a las situaciones en las que no hay “escape”, puede dificultar salir de casa.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Las personas con TOC experimentan pensamientos persistentes e intrusivos (obsesiones), que conducen a comportamientos repetitivos (compulsiones). Las personas con TOC normalmente usan compulsiones como contar o limpiar para reducir la ansiedad causada por las obsesiones.

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Después de la exposición a un evento traumático, algunas personas desarrollan TEPT, experimentando síntomas de ansiedad intensos que van desde pesadillas hasta comportamientos autodestructivos como el abuso de sustancias.

Trastorno de ansiedad por separación

Se presenta cuando una persona experimenta una ansiedad excesiva cuando se separa de su hogar o de sus seres queridos. El miedo por separación es una parte normal del desarrollo, pero la ansiedad por separación es uno de los trastornos de ansiedad infantil más comunes, llegando a presentarse hasta la adolescencia y/o la edad adulta.

Es importante aclarar que para el diagnóstico de un trastorno de ansiedad es necesario determinar si se cumplen con ciertos criterios, por lo que es fundamental que si te identificaste con algunas de estas características busques ayuda profesional de algún psicólogo o médico para que te ayude corroborar si sufres de algún trastorno de ansiedad o únicamente presentas un episodio.

Síntomas de la ansiedad

Aunque los diferentes tipos de trastornos de ansiedad pueden tener distintos síntomas, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría menciona que todos muestran una combinación de:

  • Pensamientos o creencias ansiosas difíciles de controlar, lo que hace sentir a la persona tensa e interfiere en tu vida diaria. No desaparece y puede empeorar con el tiempo.
  • Síntomas físicos como latidos cardíacos fuertes o rápidos, dolores y molestias inexplicables, mareos y falta de aire.
  • Cambios en el comportamiento cómo evitar las actividades cotidianas que se solían hacer.
sintomas de ansiedad

Aunque la ansiedad puede sentirse debilitante, los trastornos de ansiedad son altamente tratables. Si bien la psicoterapia generalmente se usa como tratamiento de primera línea para la ansiedad, algunas personas pueden beneficiarse de una combinación de medicamentos y terapia psicológica.

Tipos de terapias psicológicas

La psicoterapia es parte integral del éxito de su plan de tratamiento de la ansiedad. Las intervenciones psicológicas son tratamientos probados y basados ​​en investigaciones para ayudar a las personas a mejorar su salud mental. El objetivo de todas las intervenciones terapéuticas es ayudar a identificar la fuente de su ansiedad, comprender sus desencadenantes y aprender nuevas formas de cambiar la reacción ante ellos.

Debido a que cada persona es diferente, el tratamiento psicológico se adapta a los síntomas específicos y al tipo de ansiedad que se presente. La terapia se puede llevar a cabo en entornos individuales, de pareja, familiares o grupales. La frecuencia de sus citas de terapia y la duración de su tratamiento dependerán de sus síntomas y tipo de trastorno de ansiedad.

Los psiquiatras, médicos clínicos, psicólogos y otros profesionales de la salud mental utilizan diferentes tipos de terapia para tratar la ansiedad. Según sus síntomas y diagnóstico. Los diferentes tipos de psicoterapia utilizados en el tratamiento de los trastornos de ansiedad incluyen los siguientes.

Terapia cognitivo conductual

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es muy eficaz en el tratamiento de la ansiedad. Durante el tratamiento, su psicólogo lo ayudará a aprender diferentes formas de identificar y manejar los factores que contribuyen a su ansiedad.

La TCC implica una combinación de terapia cognitiva y terapia conductual. A través de la terapia cognitiva, aprenderá a identificar los pensamientos que desencadenan su ansiedad y a reemplazar los pensamientos negativos con pensamientos más realistas con la finalidad de mejorar los síntomas de ansiedad. Por su parte, a través de la terapia conductual, aprenderá métodos para reducir los comportamientos problemáticos asociados con la ansiedad, además de realizar actividades que provoquen ansiedad que le ayuden a corroborar que los resultados temidos son poco probables.

La terapia cognitivo-conductual también es un tratamiento eficaz para una amplia gama de afecciones de salud mental, incluida la depresión mayor, el trastorno del espectro autista (TEA) y los trastornos del estado de ánimo.

Terapia dialéctica conductual

La terapia conductual dialéctica (DBT), se usó originalmente para tratar el trastorno límite de la personalidad (TLP). Hoy en día, DBT se usa para tratar una variedad de enfermedades mentales, incluidos los trastornos de ansiedad, los trastornos depresivos y el trastorno bipolar.

Durante DBT, te concentrarás en aceptar tu ansiedad mientras trabajas para cambiar tus pensamientos y comportamientos. DBT enseña cuatro habilidades poderosas: atención plena, tolerancia a la angustia, efectividad interpersonal y regulación emocional.

Terapia de exposición

La terapia de exposición es un método de TCC común que se usa para tratar los trastornos relacionados con la ansiedad, incluida la ansiedad social, las fobias específicas y el TEPT. La terapia de exposición utiliza una técnica conocida como desensibilización sistemática, en la que los clientes se exponen gradualmente a objetos o situaciones que provocan ansiedad. La desensibilización sistemática implica los siguientes pasos.

  • Relajación: tu terapeuta te enseñará técnicas como la relajación muscular progresiva, imágenes guiadas y respiración profunda para ayudarte a controlar tus síntomas de ansiedad.
  • Lista: su terapeuta lo ayudará a crear una lista de sus desencadenantes, clasificándolos en orden de intensidad.
  • Exposición: su terapeuta lo expondrá gradualmente a objetos o situaciones que provoquen ansiedad, apoyándote con las técnicas de relajación para controlar tu nivel de ansiedad. Hay varias formas en que su terapeuta puede exponerlo a desencadenantes, incluida la exposición imaginaria, la exposición en vivo y la exposición a la realidad virtual. Según un ensayo clínico de 2001, la terapia de exposición a la realidad virtual es especialmente útil para tratar el TEPT.

Terapia Interpersonal

La terapia interpersonal (IPT) es una forma de psicoterapia comúnmente utilizada en el tratamiento de la depresión y los trastornos de ansiedad. Durante IPT, aprenderá a reconocer problemas interpersonales, como conflictos con seres queridos, evitación y problemas para comunicarse con los demás. Con la ayuda de su terapeuta, aprenderá formas saludables de expresar emociones y comunicarse con los demás.

Terapia de Aceptación y Compromiso

La terapia de aceptación y compromiso (ACT) también es un tratamiento eficaz para la ansiedad y los trastornos relacionados. Durante ACT, aprenderá diferentes formas de identificar los valores de su vida y actuar de acuerdo con esos valores.

Medicamento

Según la gravedad de sus síntomas específicos, su psiquiatra puede recomendar una combinación de medicamentos y psicoterapia. Si bien la farmacoterapia no puede curar la ansiedad, los medicamentos pueden ayudarlo a controlar los síntomas de la ansiedad y mejorar su calidad de vida.

Muchos tipos de medicamentos pueden ayudar a tratar la ansiedad, y es posible que usted y su médico deban probar varios medicamentos para encontrar el medicamento y la dosis correctos con efectos secundarios mínimos. El tratamiento farmacológico de los trastornos de ansiedad generalmente involucra antidepresivos, medicamentos contra la ansiedad, bloqueadores beta o benzodiazepinas, cada uno tiene su mecanismo de acción y efectos sobre la ansiedad.

Aunque puede notar una diferencia significativa en sus síntomas después de comenzar con la medicación, es fundamental tener en cuenta que la farmacoterapia no sustituye a la psicoterapia. En cambio, la medicación debería complementar la terapia psicológica. Además, asegúrese de consultar a su psiquiatra antes de tomar suplementos de hierbas o vitaminas con su medicamento recetado.

Chequeos

A veces, los síntomas de la ansiedad pueden imitar los síntomas de algunas condiciones como las enfermedades del corazón. Para cuidar su salud física, es esencial programar citas periódicas con nuestro médico. Después de descartar posibles condiciones de salud física, se puede derivar a los servicios locales de salud mental.

Autocuidado

Cuidar tu cuerpo y tu mente es esencial para afrontar mejor el estrés diario y las tensiones emocionales. Si está lidiando con un horario agitado, puede ser útil ver el cuidado personal como una inversión en su salud mental y física. Para reducir los síntomas de ansiedad, asegúrate de evitar la cafeína y la nicotina, tener periodos de descanso y hacer ejercicio regularmente. En un ensayo controlado aleatorizado realizado por Nyberg et al., los investigadores encontraron que la actividad física reducía los síntomas de ansiedad al liberar endorfinas, y los pacientes con ansiedad informaron una mejora significativa en los síntomas.

Apoyo social

Los beneficios de una sólida red de apoyo social son amplios y duraderos. Según un metaanálisis de Harandi et al., la presencia de una red de apoyo social puede marcar una diferencia significativa en la capacidad de una persona para gestionar su salud mental.

Si no se siente cómodo abriéndose a amigos o familiares, hay grupos de apoyo disponibles para pacientes con ansiedad. Unirse a un grupo de apoyo le permite expresar sus preocupaciones, relacionarse con otros en un entorno grupal y aprender habilidades sociales valiosas. Muchos estudios también han demostrado que los grupos de apoyo y la terapia de grupo son componentes de tratamiento valiosos para personas con trastorno de estrés postraumático después de una experiencia traumática.

tipos de ansiedad

¿Qué esperar de la terapia?

Al contrario de la creencia popular, los síntomas y malestares no se curará instantáneamente después de su primera sesión de terapia. De hecho, puede experimentar altibajos a medida que continúa el tratamiento. Sin embargo, el buscar ayuda puede le puede dar la esperanza y motivación para comenzar a hacer cambios para mejorar su vida.

Si no siente que realmente puede abrirse a su terapeuta después de las primeras sesiones, no significa que la terapia no sea adecuada para usted, solo significa que su psicoterapeuta no es la pareja adecuada. Algunas personas se reúnen con algunos terapeutas diferentes antes de encontrar el que mejor se adapte a sus necesidades de salud mental. En última instancia, es posible que deba probar algunos enfoques diferentes y reunirse con varios terapeutas antes de encontrar un tratamiento que funcione para usted.

Si quieres encontrar el tratamiento que mejor se acomode a ti, te invitamos a que te acerques a nuestros psicólogos de TQE, pueden ayudarte

Si esta publicación te gustó. Te invitamos a compartirlo en tus redes sociales.


Publicaciones relacionadas

¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico es una respuesta a una situación estresante, en la que sientes que estás perdiendo el control. Si tienes un ataque de pánico, es posible que sientas el corazón acelerado, dolor u opresión en el pecho, puedes tener temblores, o presentar sudoración y/o mareos. ¿Cuáles son los síntomas de un ataque de…

Leer más ¿Qué es un ataque de pánico?