Aceptación sana: que tu crítico interno te dé paz

Aceptación sana implica aceptarte humanamente imperfecto

¿Alguna vez te has equivocado y te has detenido a pensar en todas tus fallas y defectos? Si es así, lo más probable es que sepas qué se siente ser conscientes de nuestra imperfección. Quizá te hayas sentido triste, deprimido y hasta culpable por todos tus errores y malas elecciones. Y antes de que puedas sentirte peor, te enseñaré a acallar al crítico excesivo que vive en ti.

crítica

Pensemos en dos soluciones:

La primera es combatir el pensamiento al negarlo: nos decimos que eso no es verdad; que no somos lo peor, no somos tan feos, ni tontos, ni mediocres. O puedes aceptarlo y encontrar veracidad en parte de la crítica, aceptándote humanamente imperfecto.

“Si optas por esta última opción, encontrarás libertad en tus expectativas y exigencias de tener que ser perfectos para ser dignos de disfrutar la vida.

¿En qué consiste la aceptación sana?

El objetivo es hacernos amigos del crítico interno que vive en nosotros. Al poner fin al cuestionamiento, terminarás la guerra contigo mismo, y así encontrarás paz y el crítico perderá fuerza.

No se trata de pensar que no necesitamos modificar nada y que está bien quedarnos como estamos. De hecho, nuestra vida nos da continuamente oportunidades, en forma de circunstancias, para mejorar y evolucionar, y todas ellas nos llevan a aprender cosas que nos permiten vivir una vida con mayor plenitud. Y es que, precisamente en nuestros momentos más vulnerables, cuando sentimos que hay cosas que transformar o mejorar, es cuando más afecto y apoyo necesitamos de nosotros mismos

Autovalorarnos y vernos de manera positiva, respetuosa y comprensiva, no consiste sólo en poner atención en nuestros aciertos, recursos y capacidades, y sólo apreciarnos por ellos; sino que también involucra aceptarnos y aprobarnos con nuestros errores y dificultades; es decir, aceptar el paquete completo de lo que somos, incluyendo todo lo que no nos gusta y que desearíamos cambiar.

El regalo de aceptarnos a nosotros mismos, y vivir contentos con lo que somos y tenemos, no es para conformarnos sin aspirar por más. La aceptación sana implica aceptarnos tal cual somos, sirve para reconocer que podemos cambiar y trabajar en ello, y si algo no se puede cambiar, entonces aceptarlo y vivir con alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *