¿Puede la depresión causar síntomas parecidos a la gripe?

gripe y depresión

Muchos síntomas son iguales o similares en la depresión y la gripe, pero distinguir la diferencia entre ambas es vital.

La depresión se caracteriza por sentimientos intensos de desesperanza y pérdida de interés en las actividades diarias; los síntomas restantes pueden variar e incluso parecerse a la gripe.

La depresión y la gripe comparten síntomas físicos, como la fatiga y cambios en el peso y/o apetito. Además, las personas que sufren alguna de estas enfermedades pueden experimentar cambios de humor similares. Para ser diagnosticado con depresión, se debe cumplir con un conjunto específico de criterios, entre los que se incluyen los sentimientos de desesperanza y pérdida del interés o placer antes mencionados.

Si tienes síntomas de una o ambas enfermedades, es importante que obtengas una opinión y un diagnóstico por un profesional de la salud.

El siguiente paso, es recibir el tratamiento adecuado para cualquiera de las dos enfermedades que estés enfrentando, y de este modo poder continuar con tu vida.

La depresión se caracteriza de manera general por un estado depresivo, es decir, quienes desarrollan la condición, presentan este estado de desesperanza, así como una pérdida de interés o placer general en el día a día. Los demás síntomas pueden variar y llegar a confundirse completamente con otra enfermedad, como la gripe. Lo cual hace que sea vital distinguir la diferencia entre las dos enfermedades y sus síntomas, pues dependiendo de esto, será el tratamiento a seguir.

Entendiendo la depresión y sus síntomas

La depresión viene acompañada de una variedad de síntomas, desde el estado de ánimo, hasta el comportamiento, la cognición y síntomas físicos, entre los que se incluyen:

  • Sentimientos intensos de desesperación.
  • Dificultad o inhabilidad para dormir.
  • Desesperanza.
  • Culpa.
  • Fatiga.
  • Irritabilidad.
  • Cambios en el peso o apetito.
  • Aislamiento social.
  • Pérdida del interés o placer.
Estos síntomas hacen de la depresión una condición sumamente perturbadora, tanto mental, como emocional y físicamente.

Es una condición mental que no solo tiene el potencial de afectar su mente, sino también su cuerpo” explica Caleb Backe, experto en salud y bienestar. “El estrés y la ansiedad que acompañan a algunos tipos de depresión, pueden hacer que el cuerpo reaccione de una manera que se asemeja a una enfermedad física“.

Cualquiera que haya tenido gripe alguna vez, sabe que la fatiga, los cambios en el peso o el apetito y la interrupción del sueño pueden acompañar a esta enfermedad (y a menudo lo hacen). Del mismo modo, todos los síntomas descritos anteriormente también se presentan en la depresión. Además, “las emociones y los estados de ánimo que acompañan a la gripe, también se pueden observar durante momentos de estrés mental muy abrumadores”, dice Backe.

Piensa: irritabilidad, pérdida de interés, incluso tristeza o desesperación.
Piensa: irritabilidad, pérdida de interés, incluso tristeza o desesperación.

Entonces, ¿Tengo depresión o gripe?

Para cumplir con el diagnóstico de depresión, uno debe experimentar sentimientos intensos de desesperación, pérdida de interés o placer y al menos otros tres síntomas (determinados por el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM)), durante dos semanas o más. Dicho esto, la línea que existe entre la gripe y la depresión aún puede parecer borrosa, y en cualquiera de los dos casos, se debe recibir el tratamiento adecuado. Por lo tanto, si experimentas alguno de los síntomas antes mencionados, consulta a tu médico para obtener un diagnóstico adecuado.

“Siempre es mejor dejar a los profesionales determinar la causa raíz de algo. El autodiagnóstico y la automedicación podrían ser un problema en vez de una solución, con un tema tan sensible y delicado, por lo que se recomienda buscar atención de un especialista calificado“.

Caleb Backe.

Si aún no estás segura/o de hacerte una evaluación para determinar si tienes depresión, aquí hay una lista de factores por los cuales sería recomendable hacerlo:

  • Cuando las personas que te rodean muestran una preocupación genuina por tu bienestar mental, debido a tu pérdida de interés o tu irritabilidad.
  • Cuando se te complica funcionar adecuadamente y desarrollar tus actividades, debido a tus emociones negativas, ya sea en el trabajo, afuera o en casa.
  • No duermes o comes bien y experimentas una sensación de “vacío” y estás ausente con regularidad.
  • Tienes pensamientos persistentes de autolesión o suicidio.
¿Te identificas con alguna de las situaciones anteriores?

Puedes acercarte a la psicoterapia para mejorar tu bienestar y estado de ánimo. Te invito a conocer a nuestros especialistas y ponerte en contacto con Te queremos escuchar.

Puedes tomar tus sesiones vía chat, llamada telefónica o por videollamada.
Tomado de Thrive works. Escrito por Taylor Bennet. Traducido por Te Queremos Escuchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *