Saltar al contenido

¿Qué es y cuál es el ciclo del Burnout?

sindrome de burnout
Lectura de: 4 minutos

Con los cambios laborales a raíz de la pandemia y el acceso a nuevas tecnologías, la dinámica de trabajo se ha ido modificando de tal forma que la posibilidad de encontrar opciones de teletrabajo o sistemas híbridos es más común.

Esto viene como un arma de doble filo, si bien, puede ser una oportunidad para aprovechar el tiempo que normalmente pasamos en el traslado para realizar otras actividades recreativas. También puede ser un riesgo para aquellos que se les dificulte la organización, llegando hasta a duplicar los turnos que normalmente son de 8 horas, ya que se da por hecho que, al estar trabajando desde casa, se tiene más tiempo para eso: para trabajar.

Ya sea por la falta de organización, mal liderazgo o por la cultura de nuestro trabajo; el estar expuestos durante un largo periodo a jornadas laborales extensas y cargas excesivas puede llevarnos a generar padecimientos como el Burnout.

La palabra burnout significa estar quemado, consumido, tronado o reventado. Se utiliza esta metáfora para describir un estado de estrés crónico laboral, en el cual se presenta un agotamiento físico, mental y emocional, por lo que la persona puede llegar a un nivel de incapacidad para continuar con su trabajo habitual.

Por lo general aparece cuando hay sobrecarga de actividades, largas jornadas de trabajo, cuando las actividades son monótonas o hay pocos incentivos, un alto nivel de responsabilidad y exigencias con respecto al trabajo. Puede manifestarlo el empleado de oficina, madres agotadas, ejecutivos y directivos, y con mayor frecuencia, personas que tienen constante trato con la gente, como maestros, personal de atención al cliente, enfermeras o médicos.

burnout que es

12 Etapas del Burnout

Al ser consecuencia de una situación de estrés prolongado, el burnout es un proceso lento y progresivo en el que se pueden identificar 12 etapas:

  1. Motivación sin límites. Desbordamiento de energía e implicación total en las tareas con la idea de dar lo mejor de ti mismo. Se suele buscar la perfección, valoración y reconocimiento externo.
  2. Demandas excesivas: Obligación, puede ser autoimpuesta; de ir más allá de los límites. En esta búsqueda de la perfección el trabajo ocupa cada vez más tiempo y energía.
  3. Necesidades personales olvidadas. Hay un constante sacrificio del tiempo destinado al ocio, salidas sociales, tiempos de comida, sueño y reposo; que se utiliza para actividades laborales.
  4. Huida. Escape de situaciones de tensión y conflictos que comienzan a aparecer por el desgaste. Se suele pensar “Va a pasar” “Es porque es cierre de mes” “Se va a arreglar en algún momento”.
  5. Redefinición de valores. El trabajo es la prioridad, dejando el resto de los valores en segundo plano (amistades, familia, pareja, salud, etc.). Comienza el aislamiento.
  6. Negación del problema. Irritabilidad y poca paciencia cuando alguien te contradice. Se suele culpar la falta de tiempo y la sobrecarga a la incompetencia de otros.
  7. Repliegue en uno mismo. Aislamiento cada vez más frecuente debido a una falta de motivación y energía para salir o convivir con los demás. Comienza a aparecer un malestar y angustia constante que se busca sobrellevar con conductas como comer, fumar, beber, etc.
  8. Cambios en el comportamiento. Debido al exceso de estrés, cansancio y ansiedad ocurren cambios que no son notorios para la persona, sin embargo familiares, amistades y compañeros comienzan a notar y comentar los cambios de actitud.
  9. Despersonalización. Comienza la pérdida de confianza en las capacidades y habilidades; y comienzan a trabajar en piloto automático.
  10. Vacío. Sensación de vacío interno que se pretende llenar con excesos: alcohol, fumar, comida, compras.
  11. Síntomas depresivos. Agotamiento intenso, apatía, desmotivación, falta de interés general y desesperanza ante el futuro.
  12. Burnout. La persona se encuentra totalmente quemada, sintiendo un colapso general (mental, física y emocional).

¿Te identificas con alguna de ellas? Es importante recordar que, ante cualquiera de estas fases, es de gran utilidad pedir ayuda para comenzar a hacer cambios en nuestro estilo de vida. Y en Te Queremos Escuchar te podemos apoyar.

Si esta publicación te gustó, te invitamos a compartirlo en tus redes sociales.


Publicaciones relacionadas