Saltar al contenido

Depresión laboral y cómo combatirla

depresion-laboral
Lectura de: 4 minutos

La depresión es un trastorno caracterizado por una sensación de tristeza profunda, desmotivación y desánimo continuo. Este trastorno es multifactorial, lo cual significa que puede deberse tanto a cuestiones personales y familiares, como a cuestiones relacionadas con el ambiente laboral.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que muchas personas llegan a padecer en algún momento de su vida; afecta tanto el ámbito personal como el laboral.

La sensación de tristeza suele durar un largo tiempo y causa un bajo rendimiento laboral; en casos graves, el trabajador puede ausentarse con frecuencia e incluso abandonar el trabajo.

Las extensas jornadas de trabajo, la falta de horas de descanso adecuadas a un horario, la nula posibilidad de ascenso profesional a corto plazo, el no utilizar las habilidades, destrezas y conocimientos o el tener una rutina que no va de acuerdo a las aptitudes del trabajador, son algunos factores que provocan sentimientos de gran insatisfacción personal y desmotivación ante el trabajo.

Las condiciones relacionadas con el ambiente de trabajo, como un ambiente laboral conflictivo, la falta de comunicación (tanto con jefes como con compañeros), las responsabilidades excesivas que no están acorde con el salario, o la falta de valoración y reconocimiento del trabajo; son otros de los factores que pueden causar problemas de depresión laboral en los trabajadores.

De acuerdo con la OMS (octubre, 2017), los trastornos por depresión y ansiedad (aunque no se mencionan en este blog), cuestan a la economía mundial 1 billón de dólares anuales en pérdida de productividad. Por ello, es importante identificar y atender a los empleados.

Los síntomas más frecuentes de la depresión laboral, son:

-Tristeza y apatía

-Desmotivación laboral

-Fatiga constante

-Cambios en el peso

-Irritabilidad

-Baja concentración y pobre rendimiento

-Falta de cooperación

-Tomar más tiempo del necesario para cumplir con las funciones diarias

-Incremento de errores

-Incumplimiento de metas y horarios

-Ausencias prolongadas por enfermedad

“La promoción de la salud mental en el lugar de trabajo y el apoyo a las personas que sufren trastornos de índole psiquiátrica, hace más probable la reducción del absentismo laboral, el aumento de la productividad y la obtención de beneficios económicos que conllevan estos efectos”

(OMS, octubre de 2017).

La empresa debe tomar medidas para identificar y apoyar sus colaboradores, pues la mayoría de los trabajadores desconoce el padecimiento y teme ser despedido o estigmatizado por sus compañeros.

A continuación, te mencionamos algunas recomendaciones para atender una situación donde detectes depresión laboral:

-Sensibilizar a los trabajadores en cuanto a las posibles enfermedades laborales y propiciar un ambiente de confianza para identificar a los trabajadores con probable depresión.

-Canalizar de manera oportuna con el área médica, a los colaboradores que presenten los síntomas de la depresión laboral.

-Discutir directamente con el trabajador cualquier cambio en el rendimiento laboral.

-Tratar con confidencialidad la situación.

-Disponer de un departamento dedicado al cuidado de la salud de los trabajadores, o recurrir a colaboraciones con organizaciones externas para este fin.

Más de 300 millones de personas en el mundo padecen depresión (OMS, octubre, 2017), este trastorno es una de las principales causas de discapacidad.

Si deseas leer más, te dejo este link sobre las Pautas para crear un entorno saludable de trabajo, según la OMS. Conocer e informarse es el primer paso para decidir qué medidas se deben adoptar. Acércate a nuestros profesionales de la salud mental en TQE y da prioridad tanto a tu bienestar emocional, como al de tus colaboradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.