¡OTRA VEZ SEIS!

¡OTRA VEZ SEIS!

Otra vez seis

Al recoger a mi hijo de la escuela, veo que de nuevo obtuvo un seis de calificación.

¡No es posible! Casi todo su promedio está en el mismo nivel. No importa que yo lo ayude, que su papá haga la tarea con él, o que le pague un taller de tareas al terminar sus clases. Siempre es un seis de calificación. Me han dicho que quizá tenga un déficit de atención, pero que yo tengo que colaborar en casa, viendo y anotando cuáles son sus actividades regulares y qué clase de desempeño tiene en ellas. Sin embargo, estoy muy desorientada Con mi empleo de horario corrido y todas las actividades del hogar que debo hacer, no me queda tiempo para nada. ¿Cómo voy a desempeñar también el papel de terapeuta de mi hijo?

Me angustia que vaya a perder el año escolar, y más aún, que se vaya a forjar una imagen de niño problemático o no inteligente. Pero realmente no sé cómo comenzar a ayudarlo. En TQE me explicaron que ser padres no es fácil. Nadie nos enseña a serlo. Me dijeron que en ocasiones, la cotidianidad moderna trae consigo más trabajo del que podemos enfrentar. Por eso me ofrecieron orientación para la crianza y educación de los hijos. Me brindaron herramientas que me ayudaron a ser una madre atenta de las necesidades de mi hijo, y al mismo tiempo comprometida con su desarrollo

En TQE me explicaron que ser padres no es fácil. Nadie nos enseña a serlo. Me dijeron que en ocasiones, la cotidianidad moderna trae consigo más trabajo del que podemos enfrentar. Por eso me ofrecieron orientación para la crianza y educación de los hijos. Me brindaron herramientas que me ayudaron a ser una madre atenta de las necesidades de mi hijo, y al mismo tiempo comprometida con su desarrollo.